Nota

Los matrimonios de Diego Rivera

Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez, mejor conocido por todos como Diego Rivera, nació el 8 de diciembre de 1886, en Guanajuato.

Importador de las vanguardias europeas, realizó obras qué serían los vasos comunicantes entre los dos continentes. Simpatizante del comunismo, desde joven ya causaba escándalo su actitud contestataria, pues, a los 16 años fue expulsado de la Escuela de Bellas Artes por haber participado en una protesta estudiantil. Su inclinación comunista le valió diversos problemas con el gobierno estadounidense, durante la época que trabajó en aquel país.

Su primer matrimonio fue con Angelina Beloff, una artista mexicana de orígenes rusos que conoció en París en 1909. Su relación se extendió a lo largo de más de diez años y tuvieron un hijo en 1917, Miguel Ángel Diego, que falleció aproximadamente catorce meses después de haber nacido. Hacia 1921 Rivera regresó a México y se divorció de Beloff, con quien decidió no volver a entablar una relación.

Al año siguiente, ya en México, se casó con Guadalupe Marín, una modelo y escritora, con quien tendría dos hijas: Lupe de 1925 y Ruth de 1926. Sin embargo, su relación tampoco prosperó, pues en 1928 se divorciaron.

Diego Rivera dejó a Marín para casarse después con Frida Kahlo, la que se convertiría en algo más que su pareja sentimental. Kahlo tuvo una vida de suplicio. Un accidente a los dieciséis años la condenó a una vida tortuosa, que poco a poco fue empeorando. Diego, a pesar de todo, admiraba su fortaleza, aunque eso no le evitaba acompañarla en su dolor; tanta era la angustia que ambos padecían que el pintor llegó a confesarle a la crítica de arte Raquel Tibol, refiriéndose a Kahlo: “si pudiera la mataría”.

El muralista mexicano falleció el 24 de noviembre de 1957. Hoy, a 58 años de su partida, le rendimos este pequeño homenaje pintando parte de su vida con palabras, cosa que él sabría hacer mejor sobre una gran pared.