Nota

Dos novelas hermanadas por el tema del deseo

Viernes 25 de enero de 2019
Rafael Vázquez

“Cuando llegó el momento en que dos novelas eran claramente las finalistas, empezó el problema. No podíamos decidirnos por una sola y alguien sugirió que se concediera el premio a las dos”, cuenta Romeo Tello, editor del sello Literatura Random House, encargado de la edición de las obras galardonadas.

“Era buena la broma —confiesa Tello su escepticismo inicial—. Pero conforme pasaban las horas la propuesta cobraba seriedad. De modo que la presentamos al comité, y así se hizo: se duplicó la dotación para que las dos novelas fueran premiadas”.

El pasado 26 de julio de 2018 se dio a conocer el fallo del jurado: las novelas Pistolar, de Iván Soto Camba, y All in, Sinatra, de Pedro Zavala, obtenían simultáneamente el Premio Mauricio Achar Literatura Ramdom House, y el día de ayer se llevó a cabo la presentación de ambas novelas en el Foro ExpresArte de la librería Gandhi de Miguel Ángel de Quevedo, con la participación de la conductora de TV y radio (especializada en literatura) Mariana H., el escritor Luigi Amara, y el antedicho editor Romeo Tello.

Sobre All in, Sinatra, Mariana H. dijo que era una novela llena de guiños literarios y referencias a los juegos de apuesta que, sin embargo “si nunca has jugado Texas Holdem o Póker, le entiendes a la perfección. Si no has leído a Salinger o a Joyce y a otros grandes autores de la literatura anglosajona, a pesar de tantas referencias que hay a ellos, de todos modos puedes engancharte con la historia”.

Cuando Mariana le preguntó sobre el origen de All in, Sinatra, Zavala explicó: “Un día apareció un hombre colgado de un puente en las inmediaciones de mi colonia. Primero todos creímos que era un narcomensaje, pero luego se hallaron cartas en las que el hombre colgado explicaba que se quitaría la vida, describiendo el método de su suicidio con lujo de detalle. Tenía unos 65 años y decía básicamente que no había vivido. Básicamente me dediqué a escribir la historia que pudo ser la de ese hombre”.

Por su parte, Luigi Amara encomió el trabajo de Iván Soto en Pistolar, una novela narrada por cartas que un esquizofrénico escribe a muchas personas de su intimidad y de la vida pública: “Al principio no sabía si era una novela o unos poemas o no sé, pero poco a poco creo que me convencí de que clasificarla como novela es lo más adecuado para entender su mecanismo, y eso es una virtud”.

En el cierre del evento, Romeo Santos volvió a tomar la palabra para resaltar que, “aunque muy distintas , las dos novelas están hermanadas “no sólo por su enorme calidad, sino porque ambas abordan de alguna manera el tema del deseo. Además, las dos tienen el elemento del vértigo: All in, Sinatra es vertiginosa en cuanto a la historia, y el vértigo de Pistolar es como de mareo, pero vértigo al fin”. Dijo también que ambas acusan una amplia cultura literaria sin que se presente una petulancia o presunción que muchos autores nuevos presentan.

“Finalmente, algo que las dos también tienen es esto: ambas son muy conmovedoras, y confieso que hubo momentos en la lectura de ambas en que incluso me hicieron llorar, aunque ya sé que soy un cursi sin remedio”. +



más notas

Cuando despertamos, Monterroso todavía está allí

Quince años ya sin Augusto Monterroso, conocido como “Tito”, un escritor clásico amante de los clásicos, de culto, que nació en 1921 por “azar” en Tegucigalpa, pero guatemalteco desde niño.

Dos cartas muy intensas de amor y desamor

Te dejamos la carta de una fiel novia abandonada de la mitología griega y una ardiente carta real de un célebre escritor a su querida esposa.