Nota

Franz Kafka, el legendario autor que también se dio tiempo de inventar

Mundialmente conocido por haber pedido que, una vez muerto, sus obras fueran destruidas, Franz Kafka nació en Praga el 3 de julio de 1883.

Hipocondriaco y enfermo de tuberculosis a partir de 1917, Kafka también fue un vegetariano radical, a pesar de haber sido nieto de un carnicero. Una de las particularidades biográficas que más caracterizan a Kafka es la supuesta relación conflictiva que llevaba con su padre, Hermann Kafka. Sin embargo, muchos críticos optan por pensar que eso, simplemente, es el resultado de haber utilizado la figura del padre como metáfora del poder dentro de su literatura. Incluso, Gustav Janouch comenta que un día vio al padre y al hijo juntos y nada sugirió una mala relación.

Su fama universal es indiscutible. Autor de obras como La metamorfosis, El proceso, El castillo, Carta al padre, también se dio tempo para inventar implementos de seguridad. Según Peter Drucker, catedrático de Administración y Dirección de Empresas, Kafka desarrolló el primer casco de protección para uso civil mientras trabajaba como gerente en el Instituto de Seguros de Accidentes Laborales de Bohemia. No está claro si lo inventó o simplemente hizo que su uso fuera obligatorio.

Por su inventiva, se le otorgó la medalla de oro de la American Safety Society por sus medidas de prevención, que ayudaron a reducir los accidentes laborales, y legó un protocolo de indumentaria para equipar a los obreros de la construcción.

Kafka falleció el 3 de junio de 1924. Hoy, lo recordamos una vez más como uno de los nombres más importantes de la historia.



más notas

Rock de cinco letras

Si la relación entre hoteles y literatura les parece amplia la que se teje con el universo paralelo del rock raya en lo demencial.

El humor de Francisco de Quevedo

Desde joven, se ganó la discordia de Góngora por la parodia que el poeta hacía de sus versos.