Nota

Las inolvidables óperas de Giuseppe Verdi

Nacido el 10 de octubre de 1813 en Le Roncole, Busseto, Giuseppe Verdi fue el más notable e influyente compositor de ópera italiana del siglo XIX y puente entre el belcanto de Rossini, Donizetti y Bellini y la corriente del verismo y Puccini.

Fue autor de algunos de los títulos más populares del repertorio lírico, como los que componen su trilogía popular o romántica: Rigoletto, La Traviata e Il Trovatore y las obras maestras de la madurez como Aida, Don Carlo, Otello y Falstaff.

Gracias a los éxitos conseguidos, Verdi pudo apostar por un estilo más personal en sus óperas y presionar a libretistas y empresarios para que arriesgaran un poco más. Es notable, en este sentido, la forma en que se engendró la ópera Macbeth, con unos arduos, e incluso despóticos, ensayos para lograr que el texto fuera más hablado que cantado. Verdi consiguió su propósito y el éxito de estas óperas fue también notorio.

El 27 de enero de 1901, Verdi falleció de un derrame cerebral. Durante su entierro, los asistentes entonaron el coro de “Nabucco”, una de sus óperas.