Nota

Relatos subterráneos.

En muchas ocasiones, sin darnos cuenta, los lugares tan comunes que forman parte de nuestro día a día, y que a menudo solemos ignorar, pueden ser para otras personas verdaderos sitios donde surgen las historias más insólitas y desconcertantes de la realidad cotidiana. Bajo tierra, repleto de multitudes y carente de intimidad se encuentra el ejemplo perfecto: el metro.

Y tomando como pretexto lo anterior, aquí les dejamos cuatro recomendaciones que suceden bajo tierra.

“Sobre el metro las coronas” de Carlos Monsiváis

Monsiváis es el mejor cronista que la ciudad de México ha tenido. Nadie puede negarlo. No sólo conocía la capital como ninguna otra persona, sino que tenía una historia inigualable y única para cada cantina, museo, cine, mercado, colonia popular o cualquier otro sitio emblemático del D.F. Y por supuesto ,entre sus miles de escritos no podía faltar una apología al caótico Metro de la Ciudad de México. Incluido en “Los rituales del caos” y bajo el título de “Sobre el metro las coronas”, Carlos Monsiváis hace gala de sus dotes descriptivas mientras realiza un meticuloso estudio sobre las multitudes que se comprimen en ese pequeño espacio: “El vagón es la calle, el Metro es la Ciudad”.

“Los Ingrávidos” de Valeria Luiselli

“A Manhattan se le empieza a ver desde el subway”, comenta un personaje de “Los ingrávidos", primera novela de la escritora Valeria Luiselli, quien sitúa gran parte de su historia en el metro de Nueva York. Al mismo tiempo que conocemos a una joven editora del México contemporáneo cuyo nombre jamás es mencionado, podemos leer al poeta Gilberto Owen recordando sus mejores años en la década de los veinte y darnos cuenta como sus vidas (o muertes) se encuentran viajando en los túneles subterráneos.

“Pelham uno dos tres” de John Godey

La fascinación por imaginar catástrofes en la Gran Manzana no es algo único de los guionistas Hollywoodenses, los novelistas también lo disfrutan, y no hay mejor ejemplo que la novela de suspenso escrita en 1973 por Morton Freedgood bajo el seudónimo de John Godey. “Pelham uno dos tres” narra el secuestro de un tren en la línea 6 del metro neoyorkino por parte de cuatro sujetos armados, quienes exigen el pago de un millón de dólares a cambio de mantener con vida a los pasajeros.

“Metro 2033” de Dmitry Glukhovsky

En la Rusia postapocalíptica de 2033, la ciudad de Moscú vive en las tinieblas y está a casi nada de convertirse en una ciudad fantasma. Tras los estragos de una terrible guerra nuclear, los pocos habitantes que sobreviven tienen que refugiarse bajo tierra en las estaciones del metro, donde se encuentran seguros y pueden formar una nueva civilización. Sin embargo, un joven llamado Artyom deberá salir a la devastadora superficie para proteger a su comunidad.

Mascultura  18-Mayo-17



más notas

Yo soy tu padre, Eugène Delacroix

Eugène Delacroix nació el 26 de abril de 1798; tuvo un carácter complejo, quizá un tanto difícil para con algunas convenciones sobre todo de la academia del arte.

Te extrañamos tus gatos y nosotros Monsiváis

Carlos Monsiváis Aceves nació en la ciudad de México el 4 de mayo de 1938. Nativo de la colonia Portales y coleccionista inevitable de libros, dibujos, pinturas y demás antigüedades, el cronista ha sido, probablemente, una de las personas que más ha escrito sobre la ciudad de México.

Las tres cabezas de la disidencia

Cuando mis amigos de Lee+ me invitaron a escribir sobre mis disidentes favoritos, lo primero que me vino a la mente fue un monstruo de tres cabezas hecho de cine, literatura y artes plásticas: el surrealismo por sobre todas las cosas. Más, mucho más que el dadaísmo y sus espectaculares explosiones musicales, literarias o pictóricas, […]