Reseña

Literatura universal

Sabino Méndez (Barcelona, 1961) es el autor de un ramillete de canciones del rock español que han accedido a la categoría de clásicas. A finales de los años ochenta, en la cima de su fama, abandonó la guitarra eléctrica y el grupo en el que tocaba (Loquillo y Los Trogloditas) para dedicarse exclusivamente a los libros. Sorprendió con su debut Corre, rocker (2000), alabado por crítica y público, al que siguieron Limusinas y estrellas (2003) y Hotel Tierra (2006): “Una mirada felizmente irónica que sirve para amortiguar la dureza de la experiencia, construyendo pasajes memorables... El mejor Sabino: perspicaz, lúcido, reflexivo, cauteloso aun en los excesos. El efecto es demoledor” (Anna Caballé, ABC); “Este libro confirma que Sabino Méndez ha llegado para quedarse, y eso es una buena noticia. Paul Léautaud estableció que un buen libro es aquel que nunca podría haber sido escrito por alguien distinto a su autor. Sin duda, estamos ante uno de ellos” (Pablo Martínez Zarracina, El Correo); “En algunos momentos, la lectura de Sabino Méndez me recuerda el diario de Pavese... Resulta sorprendente cómo afronta con frialdad absoluta la relación con la heroína y la intensidad con que recrea la introspección... Sentido y vigoroso, con dolor y belleza” (David Castillo, Avui); “Hotel Tierra es una confirmación de su calidad literaria. Un desnudo y profundo relato de los últimos veinticinco años, tocando con valor temas como su adicción, los entresijos del mundo musical, la política y, sobre todo, la literatura2 (El País). Después publicó Historia del hambre y la sed. Ahora regresa a Anagrama con Literatura universal, su obra más ambiciosa. Sigue tocando y componiendo ocasionalmente.

Literatura Universal

¿Puede escribirse un libro usando las mejores palabras de los grandes escritores de la literatura universal? «Que otros se jacten de los libros que les ha sido dado escribir; yo prefiero jactarme de los que me ha sido dado leer», cuentan que dijo Borges. Y justamente ése parece haber sido el punto de partida de esta extraña y maligna novela. Cárdenas, Simón y Valls se conocen en un colegio de curas del tardofranquismo: son los más díscolos de entre todos los alumnos díscolos. Procedentes de entornos muy contrastados, sus complicidades y entusiasmos se enfocan hacia los libros, el rock, las películas y las drogas. De Barcelona a Madrid, previo paso iniciático por las Baleares, el trío y sus demás compañeros crecen al ritmo de sus respectivas ambiciones y de la necesidad de ganar dinero. Pero todos ellos comprobarán de una manera inesperada cómo la palabra escrita les persigue de un modo sólido, decisivo y diabólico a lo largo de toda su vida.

Sabino Méndez nos ofrece en Literatura universal un festín de arte y escritura, una parodia de novela generacional, una reivindicación de la lectura sensible y apasionada. Una apología descarada de la copia, a la vez que una defensa del orgullo y la utilidad de la escritura. Un estilo indiscutible que se manifiesta tanto en la estructura como en la utilización de la lengua; una verdadera prueba de vitalidad literaria.

MasCultura 07-Agosto-17



más notas

La sensualidad femenina

La forma de vestir es un medio de expresión por el que se materializa nuestra personalidad y se proyecta cierta imagen hacia el exterior. En algunos casos se ha convertido incluso en un elemento importante de la identidad de una sociedad y se ha adoptado como parte de una cultura. Al pensar en la vestimenta […]

71 años del último ataque de Herbert George Wells en la guerra de los mundos

H. G. Wells nació el 21 de septiembre de 1866, en el Reino Unido. Durante sus primeros años, fracasó en muchos de los trabajos que tuvo, como pañero o ayudante de profesor. No obstante, uno en el que logró salir adelante y le valió que hoy en día lo recordemos fue ser un gran escritor.

Del desnudo femenino a la mirada de la mujer artista

El mundo del arte despliega ideas y conceptos estéticos que definen a las culturas, ámbito que hasta hace poco era un club exclusivo para hombres: la mujer ha sido uno de sus temas favoritos, pero no su ejecutora principal. El arte como vehículo de ideas condiciona la cultura, y ha creado sociedades en las que […]