Nota

Miguel Ángel Granados Chapa, maestro del periodismo combativo

Miguel Ángel Granados Chapa nació el 10 de marzo de 1941 en Pachuca. Durante sus inicios, ignoraba que en un momento de su carrera profesional se convertiría en un destacado hombre volcado a la defensa de la libertad de expresión: hablar de la cuerda en casa del ahorcado, exponer sus ideas contra un estado que censura.

Estudió periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, junto con su colega Rafael Rodríguez Castañeda, que dice sobre Chapa: “es un ‘río turbulento’ de aguas precipitadas que mantiene inalterado su curso”. Ambos, recuerda el también periodista, compartieron una vida agitada: el golpe contra el periódico “Excélsior”, orquestado por el gobierno de Luis Echeverría, en julio de 1976; la fundación del semanario “Proceso”, así como su participación en proyectos de la envergadura de “La Jornada”, “Uno Más Uno”, etcétera.

Jairo Calixto recuerda sobre Miguel Ángel Granados Chapa, cómo ese tan admirado y prestigioso periodista, faltaba a las clases que impartía en la UNAM y daba burlones consejos a sus estudiantes para que mejor se dedicaran a vender tacos. Tiempo después, durante una conversación entre alumno-profesor, Miguel Ángel Granados Chapa le ofreció disculpas a Calixto, las que aceptó inmediatamente: una toma de conciencia sobre los errores que uno comete como ser humano.

El 16 de octubre de 2011 falleció. Sin embargo, siempre será recordado como un pilar del periodismo mexicano.



más notas

Cesaria Évora, la diva de los pies descalzos

El 27 de agosto de 1941, en una pequeña isla llamada Cabo Verde, perteneciente a un recóndito archipiélago en el océano Atlántico, cerca de África, nació la Reina de la Morna, Cesaria Évora.

El Librero de Lee+ volumen 6: De hoteles a peculiares heladerías

En la sexta entrega de nuestro librero, les contamos de 5 libros llenos de historias que enganchan desde sus primeras palabras.

La suerte de Antonio Machado

De semblante serio, poco comunicativo y con traje descuidado, solía presentarse en las tertulias ocurridas en cafés muy concurridos de España.